Archivo | marzo 2014

Vaya con el Tec!!

Qué triste es ver que tu Alma Mater ha cambiado tanto que en lugar de ayudar a sus exalumnos les compliquen las cosas y quieran cobrar por todo. El otro día en Facebook una amiga que está aquí en el exilio (voluntario) como yo, necesitaba obtener el plan de estudios de la carrera de LCC junto con la descripción de cada una de las materias: objetivos, métodos de evaluación, tiempos, etc; una baba de perico si tenemos en cuenta que tuvimos que cursar 60 materias, o 66 si tuviste que hacer los remediales (materias de nivelación).

Y para qué, pues porque está haciendo la homologación de su título y en el ministerio de educación español se las volvieron a pedir. Así que tomó el teléfono y llamó al Tec para pedirlo, porque el plan de estudios que se puede encontrar en la página del Sistema Tec es del plan actual, así que la persona que le contestó le dijo que tenía que pagar para que se lo dieran!!! Ojo que ella ya había pagado por lo mismo hace un par de años y después de que confirmaran que se hizo la transferencia se tardaban como 15 días para poder dárselo: cómo, lo iban a escribir a mano???? o de plano las impresoras que tienen en el Tec no las han cambiado y por eso imprimen una página cada 3 horas??? Porque de otra manera no me explico cómo es que se tardan 15 días por imprimir algo que se hizo antes de 1990 y lo deben de tener digitalizado, lo que menos entiendo es que te quieran cobrar otra vez y que además te digan que no sabes cómo funciona el Tec.

En vista del cambio tan grande que ha dado mi Alma Mater, decidí que voy a subir el plan de estudios de LCC 90 por si alguien más lo necesita, así no tiene que pagar por algo que debería de ser gratuito para los alumnos y los exalumnos.

Ojalá que si alguien más tiene las descripciones de los planes de estudios que no se encuentran en la página del Sistema los hagan accesibles para aquellos que los puedan necesitar.

Clave CO Clave D Clave EC Clave H Clave M Clave OR Clave SI Copia de Plan de estudios

 

Adiós querida Amiga

Hoy me desperté con la peor noticia que podría tener cualquier persona en este mundo: una amiga muy querida se convirtió en angel y nos dejó sumidos en la tristeza y la incredulidad por su partida. Siento que la tristeza cuando perdemos a un amigo es tan o más grande como cuando perdemos a un familiar.  No se me enojen que no quiero ofender a nadie, el motivo para tal afirmación es muy sencillo: nacemos en una determinada familia, no la escogimos y no la podemos cambiar (para bien y para mal), sin embargo a los amigos nosotros los encontramos y decidimos quererlos, pensarlos, compartir buenos y malos momentos.

A veces el cambio de vida que tenemos nos aleja de la familia y de los amigos, muchos dicen que el Facebook es malo pero para mi en lo personal, ha sido el medio para estar en contacto con la familia y los amigos; encontré a muchos amigos que hacía mucho no sabía de ellos y pude estar en contacto con los que veía de vez en cuando. Y ahora también me a servido para que en la distancia me entere de noticias muy tristes.

Cari, viviste según tus reglas y tus sentimientos, lograste lo que te propusiste y te quedaron pendientes muchas cosas más, cultivaste grandes amistades y pudiste cosechar su cariño; allá donde estés cuida de tu familia para que el dolor por tu partida se atenue con el paso del tiempo. Por mi parte, me quedo con los momentos que compartimos en el Tec, en el depa de Pao cuando nos fuimos un fin de semana con Pao y Tati y las veces que nos pudimos ver después de que regresaste a México; lamento en el alma no habernos visto ultimamente. 

Buen viaje Amiga querida, te voy a extrañar mucho.

Por qué tantos libros?

Hace unos días alguien me preguntó que para qué quería tantos libros, supongo que buscaba una respuesta a parte de la obvia: leerlos. Mi primera respuesta fue muy simple: porque me gusta mucho leer y lo hago siempre que mis Mini terroristas me dan un tiempo libre (o sea que robo unos 20 minutos a mi sueño reparador para poder leer un poco).

Pero luego me puse a pensar más detenidamente en porqué sigo comprando y leyendo libros a pesar de que en casa ya no nos queda tanto espacio luego de los juguetes de los niños. Así que recordé que descubrí el gusto por la lectura cuando tenía 9 años y le pedí permiso a mi Mamá para leer un libro (no fuera a ser uno prohibido y me ganara un castigo); a partir de ahí comencé a leer todo lo que despertaba mi interés. De sobra está decir que a través de los libros he viajado por muchos lugares, algunos reales y otros no tanto, he disfrutado con las aventuras de un sin fin de personajes y porqué no decirlo he llorado con otros.

Esta pasión por la lectura me hizo más fácil el paso por la universidad, sobre todo cuando de las seis materias que tenía al semestre, en las seis me hacían leer muuuuuchoo (por no decir una mala palabra) y recuerdo con alegría el susto que se llevaron algunos compañeros que compartieron una clase con los comunicólogos y vieron todo lo que tenían que leer. Imposible olvidar a mi querida Maggie Montejano y la forma en que nos hizo menos pesada la tarea de leer un libro a la semana… qué tiempo aquellos!!

Podría seguir contando de mi pasión, pero mejor voy al meollo de la pregunta: sigo comprando y leyendo libros porque es algo que me sigue apasionando y hasta cierto punto porque  me recuerda a aquella niña que descubría  un nuevo universo con cada libro que leía.

Ojalá que algún día mis hijos descubran ese maravilloso mundo que es la lectura, sería la mejor herencia que pueda dejarles.