Adiós querida Amiga

Hoy me desperté con la peor noticia que podría tener cualquier persona en este mundo: una amiga muy querida se convirtió en angel y nos dejó sumidos en la tristeza y la incredulidad por su partida. Siento que la tristeza cuando perdemos a un amigo es tan o más grande como cuando perdemos a un familiar.  No se me enojen que no quiero ofender a nadie, el motivo para tal afirmación es muy sencillo: nacemos en una determinada familia, no la escogimos y no la podemos cambiar (para bien y para mal), sin embargo a los amigos nosotros los encontramos y decidimos quererlos, pensarlos, compartir buenos y malos momentos.

A veces el cambio de vida que tenemos nos aleja de la familia y de los amigos, muchos dicen que el Facebook es malo pero para mi en lo personal, ha sido el medio para estar en contacto con la familia y los amigos; encontré a muchos amigos que hacía mucho no sabía de ellos y pude estar en contacto con los que veía de vez en cuando. Y ahora también me a servido para que en la distancia me entere de noticias muy tristes.

Cari, viviste según tus reglas y tus sentimientos, lograste lo que te propusiste y te quedaron pendientes muchas cosas más, cultivaste grandes amistades y pudiste cosechar su cariño; allá donde estés cuida de tu familia para que el dolor por tu partida se atenue con el paso del tiempo. Por mi parte, me quedo con los momentos que compartimos en el Tec, en el depa de Pao cuando nos fuimos un fin de semana con Pao y Tati y las veces que nos pudimos ver después de que regresaste a México; lamento en el alma no habernos visto ultimamente. 

Buen viaje Amiga querida, te voy a extrañar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *