Cuidado gusana bailando

A petición de mi maridín (que es el que sabe cómo poner las fotos  Wink ) toca hablarles de la gusana que los reyes le llevaron a mi Chaparrita a Almería, y que aunque a mi no me gusta mucho, a ella le encanta y cada vez que se acuerda va por ella,  la pone a bailar y ella también baila con la gusana.

Ultimamente le ha dado por poner a bailar a la gusanita en lugares en los que la pobre termina suicidándose porque no tiene mucho espacio para moverse y todavía baila, lo que quiere decir que es a prueba de mini terroristas con espíritu de inquisidora como el de mi Chiquita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *