De vuelta

a la realidad en la tierra de las cañas y las tapas. Medio conectada porque esto del cambio de horario le está afectando mucho a mis Chaparros que no terminan de dormir toda la noche completa y entre gritos de “quiero a mamá!” tengo que ir por mi Chiquita que termina durmiendo en mi cama muy cómoda mientras su padre y yo nos quedamos en la orilla.

Así que poco a poco vamos retomando las rutinas diarias: ir al cole, sacar las cosas de las maletas (porqué será que es más rápido hacerlas que deshacerlas???) y sobre todo pensar en dónde vamos a colocar los juguetes que trajeron Santa y los Reyes Magos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *