En camisa de once varas

Como dicen en mi pueblo, este tema es meterse en un buen lío si quieres opinar y lo que digas no le cae bien a alguien, pero es algo que cada vez que veo una noticia sobre el tema me preocupa y me hace preguntarme qué puedo hacer para cambiar algo? servirá si pongo mi granito de arena??

Violencia de género. (Vaya término pijo/fresa para definir el maltrato que muchas mujeres sufren en el mundo, y que conste que también se dan casos contrarios: hombres maltratados por una mujer y no por ser los menos son poco importantes) Una lacra tan grande que se han tenido que hacer leyes para intentar protejer a esas mujeres y a los niños que quedan atrapados en esa vorágine. Leyes que en la práctica han demostrado que son bastante ineficaces: en muchas ocasiones con todo y que un juez ordene que el maltratador no se acerque a ellas, terminan muertas, eso en el caso de que se presente una denuncia y ésta llegue a juicio. Creo que urge mucho un programa educativo que se imparta no sólo a los niños y jóvenes que han sido víctimas de maltrato, sino a todos los niños y jóvenes; y que conste que me refiero tanto al género masculino como femenino.

Es un fenómeno que debería de avergonzarnos a todos en general y del que deberíamos de preocuparnos, principalmente, las mujeres: tenemos el deber de educar a nuestros hijos para que ellos no comentan ese crimen en un futuro; tenemos la obligación de enseñarles que la violencia es algo muy malo que tarde o temprano termina alcanzándolos. Creo que nuestra obligación como madres es enseñarles a respetar a todos y no permitir que hagan lo que ellos quieran sin que les pongamos límites.

Así que mi granito de arena para inentar ayudar a cambiar la situación consiste en que día a día le enseño a mis hijos, también a mi hija,  que no es bueno pelar, gritar o decir “malas palabras” a nadie, que si no les gusta que les peguen, les griten o les digan “malas palabras”  no deben de hacerlo a los demás. Que porqué incluyo a mi pequeña? porque ella también tiene que aprender a respetar a los demás para que cuando le toque eduque a sus hijos con los mismos principios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *