No me gustan las fotos!!!

Hoy en la mañana me desperté con cierta inspiración y me dio por poner un post en mi face: hablando sobre las fotografías.

Desde que recuerdo no me gusta que me tomen fotos, y la razón es super sencilla: no salgo bien, creo que la novia de Drácula sale mejor que yo.  Así que durante mucho tiempo evité que me tomaran fotos y mejor las hice yo, una ayuda muy buena porque a no ser que yo haga las fotos nadie más las haría y por supuesto no salía en ellas. Pero un día en los que dejé vagar mi mente llegué a la conclusión de que podría tener recuerdos gráficos maravillosos con las personas que quiero, no importa que no me guste cómo me vea lo mejor es que estaría con las personas que quiero; además de que esas imágenes me dan un extra que también me gusta mucho pues me traen un sin fin de recuerdos que rodearon la fotografía no sólo el instante que quedó capturado.

Así que haciendo a un lado mi “fobia” me prometí dejar a un lado ese rechazo a las fotos y así poder tener unos lindos recuerdos, como la foto en la que, aunque no me gusta cómo salgo, estoy con una bella e increíble mujer y de la que presumo orgullosamente llamarla Mamá; también está otra en la que pudimos reunirnos 4 generaciones: Mami L., Granny, Mamá y Miniterroristas.

Maravillosos recuerdos que puedo atesorar y verlos cuantas veces quiera. Gracias Daniela Pacheco por la foto con mi Mami.

Con mi Mamá

Con mi Mamá

Cuatro generaciones juntas

Cuatro generaciones juntas

 

Son los mejores!!

Estos días mi Chaparro nos ha subido al cielo cada vez que nos dice que somos los mejores padres del mundo;  no importa que me lo haya dicho por la mañana, si por la tarde me lo vuelve a decir me vuelvo al cielo.

Claro que mi curiosidad pudo más y tuve que preguntarle porqué decía que somos los mejores papás del mundo y su respuesta fue muy sencilla: “porque siempre hacen lo que quiero” ZAZ! como en las películas me pasaron por la mente los “recoge tus juguetes”, “apaga la dichosa tablet”, “vente a bañar” y un largo etc! Aunque también recordé su emoción cuando le digo que vamos a comer pasta con meat balls (albóndigas), o que hay donut con chocolate para merendar saliendo del colegio, etc.

Así que me asombra que mi pequeño Terrorista haga a un lado todo lo que le decimos que tiene que hacer para recordar todo lo que es bueno para él.  Bendita niñez, quisiera volver a ser niño!!!

También he recordado que una vez leí algo sobre gritarle a los hijos y desde hoy, luego del último “son los mejores papás del mundo y los quiero mucho” del día antes de dormirse, me he prometido procurar no gritarle a mis Enanos, aunque hagan hasta lo imposible por acabar con mi paciencia (y mira que saben cómo hacerlo). A partir de ahora a gritar menos y a dar más besos y abrazos!

 

En camisa de once varas

Como dicen en mi pueblo, este tema es meterse en un buen lío si quieres opinar y lo que digas no le cae bien a alguien, pero es algo que cada vez que veo una noticia sobre el tema me preocupa y me hace preguntarme qué puedo hacer para cambiar algo? servirá si pongo mi granito de arena??

Violencia de género. (Vaya término pijo/fresa para definir el maltrato que muchas mujeres sufren en el mundo, y que conste que también se dan casos contrarios: hombres maltratados por una mujer y no por ser los menos son poco importantes) Una lacra tan grande que se han tenido que hacer leyes para intentar protejer a esas mujeres y a los niños que quedan atrapados en esa vorágine. Leyes que en la práctica han demostrado que son bastante ineficaces: en muchas ocasiones con todo y que un juez ordene que el maltratador no se acerque a ellas, terminan muertas, eso en el caso de que se presente una denuncia y ésta llegue a juicio. Creo que urge mucho un programa educativo que se imparta no sólo a los niños y jóvenes que han sido víctimas de maltrato, sino a todos los niños y jóvenes; y que conste que me refiero tanto al género masculino como femenino.

Es un fenómeno que debería de avergonzarnos a todos en general y del que deberíamos de preocuparnos, principalmente, las mujeres: tenemos el deber de educar a nuestros hijos para que ellos no comentan ese crimen en un futuro; tenemos la obligación de enseñarles que la violencia es algo muy malo que tarde o temprano termina alcanzándolos. Creo que nuestra obligación como madres es enseñarles a respetar a todos y no permitir que hagan lo que ellos quieran sin que les pongamos límites.

Así que mi granito de arena para inentar ayudar a cambiar la situación consiste en que día a día le enseño a mis hijos, también a mi hija,  que no es bueno pelar, gritar o decir “malas palabras” a nadie, que si no les gusta que les peguen, les griten o les digan “malas palabras”  no deben de hacerlo a los demás. Que porqué incluyo a mi pequeña? porque ella también tiene que aprender a respetar a los demás para que cuando le toque eduque a sus hijos con los mismos principios.

Aprender a leer

Estos días que no me he aparecido por aquí ha sido porque me puse a hacer las tarjetas para ayudar a mi Chaparro a leer, fue genial  tener unas deliciosas vacaciones  sin tener que ocuparme de hacer tarjetas. Sí ya sé que me dirán que tiene su libro, pero resulta que es bastante inteligente y algo mañoso: si lo pones a leer las mismas frases se las aprende de memoria y las recita cual perico sin leerlas.

Así que me puse a la tarea de hacerle tarjetas para poder cambiar el orden de las palabras y las frases de su libro: las puedo barajar para que no tengan el mismo orden, y funcionó 🙂 mi pobre Chaparro no puede hacer trampas y tiene que leer lo que ponen las tarjetas. Lo  peor de todo esto es que mi hijo me dice que no sé escribir!!! Y todo porque el tipo de letra que le están enseñando es una mezcla entre la letra de molde y la manuscrita.

Así que termino este post porque tengo que continuar haciendo tarjeras…

No sé cómo tomarme esto

de no dormir bien. Desde el sábado mi Chiquita está con gripe: mucha tos, mocos y algo de fiebre, así que comienza durmiendo en su cama pero termina en la nuestra. Claro que eso significa que no duermo bien porque me despierto cuando la escucho quejarse o toser.  Hoy en la mañana me costó mucho despertar porque pasamos una mala noche, pero con todo salimos a tiempo para llevar al Chaparro al cole y regresamos a seguir pegando “pegatinas” en su libro: mamá con un sueño y más ganas de dormir que de hacer nada.

Así que luego de llevarla a dormir su siesta comencé a quebrarme la cabeza para ver qué hacer para comer. La solución: pasta con carne picada y como no tenía mucho tiempo, lo confieso, usé tomate frito envasado al que le cambié un poco el sabor al ponerle albahaca. Al servirla mis hijos pidieron crema y queso, así que les di crema baja en grasa, pero  no porque el envase dijera eso, si no porque la hice con queso cottage y yogourt natural. Va la receta (Pao aquí la tienes para que te acuerdes):

      1 vaso de yogourt natural sin azúcar

      queso cottage

     En la licuadora poner el yogourt y con el vasito medir la misma cantidad de queso. Licuar y listo, ya tenemos crema baja en grasa y con un rico sabor.

Lo mejor de todo es que mi Chaparro me dijo que le encantó la pasta, que estaba riquísima.

Será que la falta de sueño hace que cocine mejor????

Amanecí

con el ánimo hasta el suelo y el alma perdida en tristes lugares, un trapo apachurrado se sentiría mejor; pero dos pares de ojos y un par de sonrisas me dijeron: “déjate de pendejadas y levántate que otro día nos espera” Así que, ni modo haciendo a un lado todos los pesares y tratando de rescatar mi alma me levanté y comencé con mi rutina diaria.

Menos mal que tengo a mis dos terremotos para recordarme que no se vale tirarse a la tristesa o a la depresión. Aunque no me vendría mal todo un día en cama durmiendo…

De vuelta

a la realidad en la tierra de las cañas y las tapas. Medio conectada porque esto del cambio de horario le está afectando mucho a mis Chaparros que no terminan de dormir toda la noche completa y entre gritos de “quiero a mamá!” tengo que ir por mi Chiquita que termina durmiendo en mi cama muy cómoda mientras su padre y yo nos quedamos en la orilla.

Así que poco a poco vamos retomando las rutinas diarias: ir al cole, sacar las cosas de las maletas (porqué será que es más rápido hacerlas que deshacerlas???) y sobre todo pensar en dónde vamos a colocar los juguetes que trajeron Santa y los Reyes Magos.

Muchos recuerdos

Ayer por la tarde nos fuimos a visitar el Pueblo de mi Mamá: Taxco. Yo le digo pueblo para darle lata, pero oficialmente es un Pueblo Mágico, así que mi Mamá ya no me pudo repelar por decirle pueblo, jeje  ;).

Desde que íbamos de camino comenzaron a asaltarme muchos recuerdos de todas las veces que fuimos en coche o en autobús. Antes de que, por fin, terminaran la autopista el viaje era toda una odisea por la cantidad de curvas que había y que inevitablemente hacían que los pequeños termináramos jugando a las gomitas!  Tengo muchísimos recuerdos bellos de ese pueblo hermoso: ahí estaba la casa en la que me sentía muy segura y querida, y en dónde me gustaba pasar todo el tiempo posible; un lugar en donde podía salir a jugar a la calle sin temor de que me pasara nada, los juegos que organizaban los mayores y que incluían a los pequeños, etc. Por otro lado, también me trajo recuerdos tristes porque ya no está mi Papi, y sobre todo porque ya no es el lugar que solía ser: ya no se puede salir y caminar tranquilamente por cualquier calle por temor a que te asalten, mucho menos se puede dejar que los niños jueguen tranquilamente en la calle. En fin, que este par de días fueron una mezcla de sentimientos.

Día de juguetes

Como en todos lados, hoy tocó despertarse con la emoción de ver qué dejaron los Reyes Magos y mis hijos no fueron la excepción: bien lindos se despertaron poco antes de las 8 de la madrugada, en lugar de hacerlo más temprano como venían haciendo. Luego de abrir los regalos se pusieron felices al ver lo que era: a mi Chaparro sus Majestades le trajeron el circuito que pidió y mi Chiquita porque le trajeron su fábrica de helados de Play doh, aunque hubo un pequeño problema porque no le trajeron un Hot Wheel a ella también pero pronto quedó solucionado.

Y como me esperaba a mi no me trajeron nada y eso que me porté bien todo el año he hice mi cartita. Será porque me dieron permiso de portarme mal porque no me hicieron caso???

Vaya suerte la mía!!

Hoy quisimos ir a casa de La Flaca a partir la rosca de Reyes. Así que luego de un rato en el que mis hijos volvieron loco al Sony (el micro perro de Lau) llegó el momento que todos estábamos esperando: comer rosca. Lau fue la que comenzó a partirla y la primera en sacar uno de los muñecos, luego me tocó ayudar a mis hijos con el cuchillo, dos veces a cada uno, y nada, ninguno se sacó el muñeco. Cosa de que me toque a mi cortar mi pedazo y ZAZ!  me sale el dichoso muñeco; el problema no es que me haya tocado el muñeco sino que no me van a tocar los tamales!!!!!! 🙁

En fin, que ha llegado la hora de poner las cartitas de mis Chaparros para ver qué les traen los Reyes Magos. Espero que a todos les traigan lo que han pedido, por mi parte,creo que voy a tener china libre para portarme mal!!!