Una noticia inesperada a la hora del desayuno

Hoy, por pura casualidad, mientras cambiaba los canales de la televisión para ver qué veía mientras desayunaba,  avisan que el presidente Rajoy había convocado a los medios de comunicación para hacer un anuncio de última hora; así que dejé la tele en dicho canal para ver qué noticia quería dar el presidente Rajoy, no fuera a ser una mala noticia económica. Con la tele encendida me dispuse a desayunar mientras tenía como ruido de fondo a los comentaristas que no dejaban de especular sobre el anuncio, cuando dijeron que lo más seguro era que fueran a anunciar la abdicación del Rey, decidí poner atención. Efectivamente, salió el Presidente anunciando que el Rey le había comunicado su decisión de abdicar y dejar paso a su hijo en la Jefatura del Estado. El revuelo estaba servido: que si era el mejor momento, que si lo había pensado desde enero, que si todo comenzó a partir de la dichosa cacería en Bostwana, sus problemas de salud, etc, etc. Por cuestiones de agenda de mi Chaparrito y el retraso en la comparecencia del Rey, no puede escuchar el anuncio en directo (acabo de verlo hace unos minutos).

Para alguien que viene de una república democrática (con todo y sus 70 años de unipartidismo) podrían decir que la notica no importa mucho, pero sí es importante porque vivo en este país, mis hijos y mi marido son españoles y ahora también lo soy. Cuando nos enseñaron historia universal tuvimos que aprender que la historia de España siempre estuvo ligada a la monarquia, y que en la actualidad ésta representa la continuidad histórica del país. No sé si por ser inmigrante veo las cosas de esta manera, pero me he encontrado a muchas personas que se dicen republicanas y quieren que la monarquía española desaparezca; y los argumentos que dan me hace pensar que lo que quieren es olvidar quiénes son, de dónde vienen y cómo fue que se formó España. Aclaro, ni soy republicana ni soy monárquica, simplemente creo es la monarquía es un eslabón muy importante de la historia española y europea, y el querer olvidar cuál ha sido su historia es un error enorme: de los errores que cometemos, debemos de aprender y no olvidarlos para así no volver a cometerlos.

Ahora queda por ver cómo se hará este cambio y cuándo se hará la proclamación del nuevo Rey. Esperaría que todo se diera sin problemas, digo siendo un país europeo considerado de primer mundo y civilizado, aparte de las olas que levanten los políticos que ven tren y quieren viaje gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *